En la playa de Kampen

Después de haber llegado a la playa de la chiceria alemana por excelencia, nunca más volverá a olvidar lo que los rompedores de olas denominados “”Buhne”” son. Porque en la isla del Mar del Norte, en la playa de Kampen, en el rompeolas número 16, el oso baila.

En la playa de Kampen

Ver y ser visto es el lema que comenzó en los años 60 con las legendarias fiestas de Playboy Gunter Sachs.

Junto con su entonces esposa Brigitte Bardot, el millonario bon vivant en la sección de playa Buhne 16 con mucha gente desnuda hambrienta de sol. Aún hoy en día, la cultura del baño libre está permitida en la playa bien cuidada.

Con su arena fina y ligera, las sillas de mimbre y las dunas que hay detrás, parece una pintura. En el restaurante “”Buhne 16″”, un antiguo bar de surfistas, donde no hay ni un gran menú ni mesas finamente preparadas, las familias empresariales alemanas y estrellas de la televisión se reúnen para un retiro de verano.

La belleza de la misma: tanto si viajaron a la ciudad con un Porsche o el VW Golf, todos van descalzos, visten ropa casual de playa y celebran fiestas de verano con bandas en directo””.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *